SábJul04

Hace apenas… ¿cuánto?, ¿un mes?, desde que al fin te conozco
y, sin saber más de ti que aquello que es evidente:
que la diosa de lo hermoso puso su dedo en tu frente,
me descubrí, lentamente, lleno a tu lado de gozo.

No es que espere algo de ti, no, bien que sé que no es eso;
descubrí en tus ojos luz y en tu mirada tu esencia
de mujer, de ser amante, de tus sueños, tus creencias,
de toda tu inteligencia, de tu carácter constante,
de toda tú, y es bastante 
que algún momento permitas
que disfrute tu presencia.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.



Anti-spam: complete the task

More in this category:

Volver