SábJul04

“Y aunque fui yo quien decidió que ya no más,
y no me canse de jurar...”; ésa es la frase
que te acompaña aquí en mi mente en esta fase
en la que libre de mi amor ahora estás.
Esa canción, seguro, la recordarás,
porque la voz que la cantó, bella, por cierto,
también mantuvo nuestro gran humor despierto
al escuchar que se quejaba “¡ay, qué pesado!”;
es otra voz que transformó el verso en “pescado”;
son unos novios que otra más vistió de muertos.

“Me cuesta tanto”, continúa el estribillo,
que habla de olvido, y es tan cierto en este caso;
aunque olvidar tiene un sentido muy escaso;
lo que me cuesta, en realidad, no es tan sencillo.
Pero, si hablar hemos de hacerlo del olvido,
baste decir que jamás buscaría olvidarte,
por el contrario, me deleito al encontrarte
formando imágenes mentales caprichosas,
porque contigo asocio cosas tan hermosas
que no hace daño, por sí mismo, recordarte.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.



Anti-spam: complete the task

More in this category:

Volver