MarAgo25

Empezó sin presentir
lo que un “hola” podría ser;
lo que un niño, desafiando su destino,
algún día iba a amar a una mujer.

-¿Cuántos años tienes?
-Veinte.
-Yo soy un poco mayor. Tengo treinta.
-Vamos, no lo representas.
Yo sabía, no hay edad para el amor.

Puso su mano en la mía
y puse en su oído mi voz,
y fue todo… y me enteré de aquel modo
que a su vida le gustaba también yo.

Y la invité a caminar,
y por fin, me senté enfrente de ella,
y se miraba tan bella
que sentí que debía hablar.

-Me gustas mucho.
-¿Por qué
me despertaste tan pronto?
Y me sentí como un tonto.
-Quizás lo deba pensar.

-¿Cuándo me dices?
-¿Mañana?
-Bueno- le dije, y calló.
Y su cara parecía ilusionada,
me besó la mejilla y dijo “adiós”...

Ella me estaba esperando
y nervioso pregunté.
-Ven- me dijo, y caminamos.
Sin saber dónde, llegamos
e impaciente la miré.

-No quiero que haya problemas,
ve, yo soy mayor que tú.
Quizás… 
-Calla-. 
Tomé sus manos, y su alma
desnudé con mis ojos y su luz.

-Vamos a dejarlo así,
yo soy diez años mayor;
no quiero que un día… 
-¡No!
¿Tú sientes algo por mí?

-¿Acaso no lo has notado?
-¿Entonces…?
-También te quiero…
es sólo que tengo miedo.
-No temas, aquí estoy yo.

Sé que podemos vivir
juntos algo tan hermoso…
¡Vamos! ¿Puedo darte un beso?
Sonriendo, me dijo “sí”.

Y empezó, sin presentir
lo que un beso podría ser,
un amor que, 
al paso del tiempo, hoy
por sentir sólo una vez
valió la pena vivir.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.



Anti-spam: complete the task

More in this category:

Volver