MarAgo25

He buscado en mil canciones
y te he escrito algún poema
que describa la serena
virtud de tus emociones.

Que exprese lo que sentimos,
que describa tú quién eres,
lo que vemos; que te enteres
lo que no siempre decimos.

Y hace tiempo la he buscado
también de tu rol de abuela…
pero ninguna revela
lo que en ti hemos observado.

Todas hablan de cansancio,
de pasos lentos, de arrugas,
quizás de olvidos y fugas…
también de cabellos blancos.

Pero tú no eres así;
por eso quise escribirte
estos versos, describirte
tal cual eres para mí.

Intrépida como pocas
personas en este mundo,
me descuido un segundo
y ya andas en cosas locas.

Subida en alguna barda,
arreglando desperfectos
regateando te detecto,
ni perezosa ni tarda.

Peleando con policías…
y así ha sido año tras año;
mas no sé por qué me extraño,
si desde siempre lo hacías.

Y eso a veces te ha traído
algún problema, accidentes,
unos leves, otros fuertes…
y otros que… mejor olvido.

Te has caído más que un niño
y eso siempre nos preocupa;
un regaño se involucra
y te reñimos con cariño.

Pero eso no te ha impedido
volver pronto a las andadas,
vuelvo a verte allí, trepada,
moviendo cosas... ¡Dios Mío!

Y estoy seguro que habremos
de ver muchas más caídas,
y estoy seguro que olvidas
que puedes tocar el suelo.

Y llegué a una conclusión
observándote así, inquieta,
es una idea secreta
que te llena el corazón:

Que lo haces por enseñarme
tu mejor lección de vida:
que no importan las caídas;
siempre puedo levantarme.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.



Anti-spam: complete the task
Volver