• Ella dormía

    Me quedé mirándola fijamente. Sus ojos estaban cerrados, pero no me atrevería a asegurar que dormía. Tras de sus párpados, de forma casi imperceptible, distinguí el movimiento involuntario que evidencia la falta de control sobre las acciones que provoca el sueño. Pensé de inmediato en aquella frase que seguramente tiene una buena estructura gramatical que no logro reproducir, pero cuya idea es que estás junto a la persona adecuada si, aun viéndola en su forma más descuidada, te sigue pareciendo atractiva. Ella me lo parecía, y mucho. Quizás ese momento del que habla la frase es el instante después de…

  • La chica de la fiesta

    Conozco muy poco de ella y, sin embargo, a menudo acude a mis recuerdos. Sé que es más que su bella figura enfundada en aquel vestido verde que, con toda seguridad, hizo las delicias de más de una mirada masculina. El escenario fue una fiesta. El pronóstico no era favorable, y es quizás por ello que ese instante se convirtió en algo mágico. Porque eso que acude a mi mente en algunos episodios es justamente un instante, un momento de ese tiempo que duró la reunión en el que su presencia acompañó la mía. ¿Qué esperaba yo de ella? A…

  • Crónica de un Viernes Santo

    Muy bien, libretita, estamos tú y yo solos aquí… es decir… sólo estamos tú y yo… Bueno, a lo que me refiero es a que no importa que estemos rodeados de gente… de hecho, creo que jamás habíamos estado rodeados de tanta gente… ¡Dios! Ya me entró pánico. Está bien, está bien… respira hondo… Ufffff… Ya está… Ah, sí. Te decía que estamos solos en esto. Nadie de ellos va a venir a ayudarnos, ¿verdad? De modo que, hagamos un trato: yo veo y escribo, y tú me devuelves una vista agradable de lo que escriba. ¿Estás de acuerdo? Muy…

  • Irma

    No sé si a todo el mundo le suceda o, de ser así, si pase con la misma frecuencia con que me ocurre a mí. Aunque, a decir verdad, esa frecuencia ha ido disminuyendo con los años. Me refiero a ese repentino deseo de volver el tiempo atrás, hace cinco, diez o veinte años, cuando lo fascinante de la vida era justo eso: vivir. Mirar hacia el pasado y darse cuenta de las cosas que se fueron, sin aprovecharlas, quizás, con justicia. Mirar hacia atrás y pensar lo que debió haberse hecho en ese tiempo en determinados episodios, no porque…

  • Suicidio en el metro

    (Basado en una historia real) A medida que subía las escaleras, notaba que algo extraño sucedía, sin embargo, no fue sino hasta llegar a la reja, en la parte más alta, que se encontraba cerrada, que lo comprendí: no había servicio en el metro. Alcancé a escuchar que el guardia que se encontraba al otro lado de la reja le decía a una señora la frase “toda la línea”, seguramente ante la interrogante de cuántas estaciones estaban sin servicio. Al escucharlo, como tanta gente que había visto durante mi ascenso, emprendí el regreso, preguntándome cómo haría para llegar a mi…

  • El amigo de mi hijo

    Ricky, mi hijo, tiene ocho años. Es un niño callado, reservado, el tipo de niño que en cualquier lugar suele pasar desapercibido, aunque eso nunca le ha impedido tener amigos. Bueno, en realidad, quizás una expresión más fiel sería “tener amigo”, porque hasta hoy sólo ha tenido uno a la vez. En el kínder fue Lilí. Siempre hablaba de ella (y sólo de ella). Al principio creí que le gustaba, ya sabes, como una relación niño-niña, pero luego me di cuenta que no; era más bien aprecio de amigos. En primer grado su amigo fue Jorge, y hablaba de él…

  • Esmeralda

    “¿Qué estoy haciendo?”, se preguntó Esmeralda de pronto, mientras sus ojos se abrían desmesuradamente y su vista se fijaba en el gris percudido del techo; pero fue sólo un instante. Sus ojos volvieron a cerrarse mientras allí abajo la sensación de calidez perdida momentáneamente por su sobresalto acometía con una fuerza extraordinaria. La cordura volvió a abandonarla y ya no se permitió dudar. --- o--- Cuando aquello era tan sólo una posibilidad que se había planteado, una parte de ella, la consciente, “sabía” que jamás sucedería; eran locuras y ella no permitiría que sucediera. Sin embargo, había otra parte, la…

Mi filosofía

La ignorancia tiene disculpa; la necedad no.

Daniel Rangel García
Volver